SÓLO SON DIEZ.

Un día te despiertas y te das cuenta que no vives en el mundo al que perteneces, estás en otra cama, otra habitación, no conoces a nadie de esa casa, no recuerdas que tus padres hayan cambiado el mobiliario de ella y tampoco recuerdas que tengas un perro, ese al que tanto pánico le tienes. No recuerdas que tienes cosas que hacer, que ya no estás en tu ambiente, con tu gente, sino te has sumergido en otro lugar, otra cultura y aún así sabes que te encanta sonreír a los problemas y ponerles un toque de humor característico, ese que sólo tú sabes dar, esa pizca que alegra a cualquier malhumorado.

1918491w300

No existen clavos que saquen a otros clavos, sino martillos que destrozan a los clavos que había en la madera, no hay personas solitarias porque no quieran estar acompañadas de cualquieras, sino personas inteligentes que saben apreciar cómo es la actitud de la persona que tiene enfrente, no hay tormentas que desemboquen en calma, sino una inestabilidad del entorno que es difícil sostener…

Fdo. Hablando Balleno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s