EL AMOR PLATÓNICO.

En su uso generalizado, se refiere a la visión filosófica que tuvo Platón sobre el amor. Se trata de un amor no correspondido o imposible que, por ello, persiste como un ideal inalcanzable.  Este amor es algo superior que nos guía en la búsqueda de la perfección, de lo bueno y de lo bello.

Según la filosofía del filósofo, tal como expresa en su obra “El banquete”, el amor es la motivación o impulso que lleva al conocimiento de la Forma de Belleza, así como su contemplación. Donde explica que se lleva a cabo en un proceso gradual el cual comienza con la apreciación de la apariencia de la belleza en una persona, continúa con la belleza física en general y, luego avanza hacia la apreciación de la belleza espiritual (la de carácter, la del alma), la belleza de las leyes y las costumbres en la sociedad, la que se encuentra en las artes y las ciencias, etc. Estos pasos deben superarse hasta alcanzar la cúspide del proceso, siendo el conocimiento apasionado, puro y desinteresado, de la esencia de la Belleza en-sí. Por tanto, la idealización del amor platónico consiste no en tener un amor inalcanzable, sino en amar las formas o ideas eternas, inteligibles y perfectas.

Ahora bien, seguro que alguna vez, de niños o adolescentes, nos sentimos enamorados de un amor imposible, como por ejemplo: el amigo de tu padre, tu profesor, el mejor amigo de tu hermano, chicos o chicas que cursaban grados superiores o una estrella de televisión. Son imposibles por diversas razones como: diferencia de edad, uno de los dos está comprometido en otra relación, diferentes clases sociales, presión social o familiar, incompatibilidad de carácter, entre otros.

El amor es cosa de dos, pero no siempre los dos involucrados encajan perfectamente. ¿Quién no ha vivido un dolor profundo a causa de un amor no correspondido? Muchas obras maestras han sido creadas por causa del amor imposible como las canciones, los poemas y los libros, entre otros.

A veces nos enamoramos de las personas menos indicadas, lloramos en silencio, o nos alegramos con solo verle o, estar cerca. Un amor imposible es como estar viendo una película, ser el espectador que observa desde afuera como transcurre la vida, que en ocasiones sufre y en otras se alegra. De esta experiencia se aprende mucho, se valora lo que es que te amen y de esta forma damos oportunidad a las otras posibilidades de la vida. Abriendo el espacio para que a nuestra vida lleguen experiencias más positivas y más felicidad.

Cuando más nos aferramos, cuando más insistimos en algo no se nos da, con el amor pasa lo mismo, mientras más insistimos en tenerlo no lo logramos, lo mejor del amor es que precisamente llega cuando dejas de preocuparte por ello.

Imagen

¿Te has dado cuenta que cuando deseas la amistad de alguien o algo material y siempre estás de forma compulsiva y forzada, creando situaciones que te permitan ponerte en contacto con ello, no lo consigues y en cambio consigues lo contrario?

Fdo. Hablando Balleno.

Anuncios

6 Respuestas a “EL AMOR PLATÓNICO.

  1. Tender a ello. Esa es la clave, y no tanto llegar al “ágape” o amor perfecto. Y entre amigos igual; nada resulta forzado si es auténtico. No conseguirás lo contrario, ya lo verás 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s