AYER LA VÍ.

Casi ni la reconocí. Estaba muy cambiada. Desprendía alegría en cada paso que daba. Estaba radiante y más guapa que nunca.

Me daba miedo que me viera, así que me agazapé como pude tras un muro. Pude oírla desde lejos. Su tono peculiar y su acento seguían intactos. Tras acabar de preguntarle a la recepcionista pasó cerca de mí, pero no me vió; supongo que iba entretenida con sus quehaceres. Pero, pude verla, sonriendo y caminando con paso firme. Siempre la admiré, porque nunca he tenido esa confianza que ella siempre tenía en ella misma.

En ese instante, me sentí extraño. Me dí cuenta que todo había cambiado. Ambos habíamos tomados caminos diferentes, muy diferentes. Ella seguía luchando por su sueño y yo, sin embargo, intentaba no perder el rumbo de mi vida.

Sé que hace tiempo te tuve entre mis brazos pero desgraciadamente, eso cambió. Te marchitabas poco a poco con mis actitudes y apenas me daba cuenta. Sin embargo, tú insistías en que cambiara pero no quise hacerlo. Ahora, es demasiado tarde tras tantas oportunidades que me diste. Ojalá algún día llegues a perdonarme.

Fdo: El chico que nunca te supo valorar.

Imagen

Fdo. Hablando Balleno.

Anuncios

6 Respuestas a “AYER LA VÍ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s