CONFÍA EN MI

Hoy, aprovechando que por fin no llovía, estaba en la calle, con un par de horas por delante para dar un paseo en bici. Pero antes, necesitaba hacer un par de recados, una de las cosas que más odio en el mundo. Así que entré en el supermercado y de un lado a otro buscando… ¡Me habían cambiado todas las estanterías! ¡Qué mareo!

Después de más de una hora, termino de hacer la abominable compra. Y ahora sí, pretendo despejarme un poco disfrutando del paisaje. Aunque…antes de llegar a retorcer a la esquina me percato de que las personas andan aturdidas, como si estuvieran sumidas bajo un hechizo. ¿Qué había ocurrido? ¿Por qué andaban todos tan apenados?

DEVALUAR 1

Necesitaba una explicación, pero… ¿Quién podría dármela? Mientras iba pedaleando y reflexionando en lo que acababa de pasar, me tropecé a una buena amiga mía. Hacía mucho que no la veía y después de darnos dos besos, nos empezamos a poner al día.

De repente, un ruido estridente me hizo volver a la realidad y, sobre todo, a mi preocupación. Y como no me pude resistir… le acabé contando lo que había observado hace tres minutos en aquellas personas.

Asombrosamente ella también se había dado cuenta. Me comentó que, también se encontraba decepcionada y triste. ¿Por qué? Le pregunté, indiscreto. Ella me contestó “no creo en la palabra”. ¿Cómo que no crees en la palabra, Ana? No te entiendo…

Luis, hace mucho que dejé de creer en ellas. Como la moneda, el valor de la palabra está devaluado ya no sólo por parte de los políticos que utilizan sus armas de persuasión, como ya hacían nuestros antepasados filósofos; sino con el valor que le damos hoy en día nosotros.

Los políticos prometen mucho y cumplen poco haciendo que la mayoría de los ciudadanos se desvinculen de la política, convirtiéndola en el refugio de los impostores, de los mentirosos, de la gente que no cumple sus promesas, ni su palabra.

Este hecho refleja un mal endémico, devaluando el poder de la palabra y haciendo que la sociedad se resquebraje con sus declaraciones contradictorias. Pero esto viene de hace tiempo…y creo amigo mío, que todo el mundo comparte mi opinión.

DEV 2

Pero… ¿deberíamos limitarnos a ser un rebaño de ovejas guiados por los maestros aduladores? O, ¿tal vez deberíamos unirnos como en Fuenteovejuna, todos a una?

Francamente, estoy agotada y no tengo fuerzas para detener este círculo vicioso…No te preocupes, Ana. Todo se solucionará, confía en mí. Le di un gran abrazo y le prometí visitarla dentro de un par de semanas. Se me había ocurrido una gran idea y necesitaba ponerme en marcha lo antes posible.

Quizás, no fuese la persona idónea para acabar con esa inquietud entre mis vecinos y amistades pero… ¿por qué no intentarlo? Agarré las ganas y me dispuse a hacer algo que despertara a mis congéneres de su letargo.

Agarré la lata de pintura negra y en el muro que estaba delante del supermercado escribí en letras grandes “Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños” de Pablo Neruda. Ese gesto hizo captar la atención de la gente que se paraba a leerlo y en algunos, podían vislumbrar una pequeña sonrisa al descubrirlo.

Como vi que fue un éxito, decidí continuar con mi granito de arena y seguir escribiendo frases que atrajeran al público. No estaba dispuesto a que no creyeran en la palabra, ¿pretendían seguir así toda su vida? No lo sé, pero lo que tengo claro es que no estaba dispuesto a que fuera así. Yo amaba las palabras y no comprendía cómo las podían llegar a devaluar

 Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse se requieren buenas obras.

Lao- tsé

Fdo. Hablando Balleno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s