SEGUNDAS OPORTUNIDADES PA’ QUIEN SE LAS MEREZCA

Párate un momento y léeme necesito que lo hagas. Supongo que quizás llegue un poco tarde esta conversación entre ambos. No he tenido el valor para enfrentarme a ello antes, discúlpame. Necesitaba tiempo para reflexionar después de todo aquello que pasó…

segundas oportunidades pa' quien las merezca

Tu mensaje me llegó tras un largo y arduo verano. Ya casi ni me acordaba de ti… Digo lo de casi, porque sabía que te marcharías a no sé cuántos kilómetros para disfrutar de la experiencia y crecer como ciudadano del mundo. Supuse que ya ni tan siquiera tendrías tiempo para recordarme ni para tenerme en tus recuerdos que te hicieron bien. Y me equivoqué como tantas veces lo he hecho…

Pero como bien me dijo mi padre, lo enriquecedor de la vida es errar para poder comprender qué es lo que quieres realmente. No puedo mentirte…sabes que lloré mucho tu partida. Me repetí a mí misma que no dejaría pasar ni una más a ningún y hombre esa actitud…Y esa no es la solución. La solución es perdonar a aquel que te hizo llorar si te demuestra que le importaste, que le importas y que le importarás el resto de su vida aunque sólo sea una pizca.

La cosa que mantiene la vida romántica y llena de ardientes posibilidades es la existencia de grandes limitaciones vulgares que nos obligan a todos a enfrentarnos a las cosas que no nos gustan o que no esperamos.

G. K. Chesterton

El tiempo pasa y las cosas cambian, como las actitudes y los pensamientos de las personas. Las experiencias nos permiten modular ciertos aspectos que hace apenas unos meses no pensábamos cambiar ni por todo el dinero del mundo. Benditos cambios. ¿Qué haríamos sin ellos? Supongo que seríamos personas amarradas a unas ideas con las que lucharíamos, queriendo o no, toda nuestra vida.

Afortunadamente, esto no es así. Nuestra relación no será la misma. No quiero que lo sea. Las segundas oportunidades están para aquellos que luchan por ellas. No me apetece errar en lo mismo y supongo que tú tampoco estás dispuesto. Tan sólo me apetece charlar de cómo nos va la vida. De tus éxitos y tus miedos, de tus nuevas experiencias y de tus fracasos, de cómo se vive a kilómetros de tu familia, de tus buenos momentos y de tus ansiosas ganas de vivir día a día.

segundas oportunidades 2

¿Por qué no hablar? ¿Por qué no contarnos nuestras experiencias cotidianas? ¿Por qué no ser amigos después de todo? Yo estoy preparada y tú… ¿lo estás?

Fdo. Hablando Balleno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s