Y TÚ, ¿A QUIÉN VES CUANDO CIERRAS LOS OJOS?

Quizás, la mayoría de las personas no se paren a pensar en el pasado. Yo tampoco, lo confieso. Prefiero ilusionarme con el “qué vendrá” de un futuro cercano, ya que siempre he querido ser fiel a mis principios desde que volví a nacer.

En aquella época, no era yo, era él. Me transformé en un ser sumiso y donde la mayor ilusión era salir a pasear los domingos por la tarde. Estuve mucho tiempo pensando, ¿por qué yo? ¿Por qué fui tan tonta de caer en sus redes? Y es que…Nunca había sido una persona torpe, de hecho era Doctora en Farmacia, poseía decenas de reconocimientos por mis estudios y había participado en centenares de congresos.

Y os preguntaréis, ¿por qué caí? Pues es simple, él era un adulador innato. Era el típico hombre que te regalaba los oídos y tú, como tonta enamoradiza lo crees.

ytuaquienvescuandocierraslosojos1

Te decía en todo momento lo que querías escuchar, un guaperas, un mentiroso compulsivo, un Don Juan en toda regla. Me dejaba en casa a las tres de la madrugada y se volvía a ir de copas con los amigos. Es algo que siempre me negó, aunque tuviera demasiadas pruebas para verse “pillado”.

Llegaba a la hora que le parecía o más bien… a la hora que le echaban de los pubs. Aún recuerdo aquellas noches en las que tardaba tanto en conciliar el sueño… donde anhelaba los buenos momentos de mi vida antes de atarme a él. Era una forma de evadirme del mundo, olvidando lo irascible que me mostraba durante el resto del día.

Mientras, él disfrutaba de la noche con sus amigos o con quién sabe…Nunca me extrañó que pudiese llevar una doble vida. Por el día conmigo y por la noche, quizás con la secretaria. ¡Qué sé yo…! ¡La de cosas que las mujeres podemos imaginarlos en esas situaciones…no son normales!

ytuaquienvescuandocierraslosojos2

Cuando dejaba de darle vueltas al tema, siempre daba la puñetera coincidencia que era justo el momento que lo escuchaba abrir la puerta con ese sonido tan peculiar de llaves al chocar. ¡Clic, clic!

Al principio opté por despertarme y enfrentarme a él, diciéndole  que qué demonios hacía así y a esas horas. Me enojaba porque siempre volvía ebrio. Pero…un tiempo después preferí hacerme la dormida y esperar que cayera agotado al otro lado de la cama y así poder levantarme para intentar dejar correr el agua.

Sin embargo, esto nunca era tan fácil. A veces, se despertaba cuando me levantaba de la cama y…se ponía tan hartible que terminaba discutiendo a gritos a las siete de la mañana despertando a todo el vecindario.

Mi temor llegaba a tal punto que cuando cerraba los ojos no me veía en los sueños…solo lo veía a él. Llegaba a tal mi bloqueo que él se adueñaba y manejaba hasta mis pesadillas. Controlaba cada ropa que me ponía, cada vez que salía…necesitaba tenerme a cada instante controlada. Recuerdo una vez que…me mandó un mensaje al teléfono y como estaba ocupada y no podía responderle, empezó a llamarme. Conté unas más de cincuenta llamadas…

ytuaquienvescuandocierraslosojos3

En ese punto me di cuenta que no podía seguir así. No era bueno para mí. Desde ese momento siempre había antepuesto el bienestar de la otra persona a la mía. Era un amor tóxico, que me iba consumiendo día tras día…

Ahora tengo que confesar que soy enormemente feliz gracias a un gran hombre al que tengo al lado. Sé que suena a tópico pero es la mejor persona que he conocido en mi vida. Se ríe de mis tonterías y, lo fundamental es que no me quiere mucho sino que me quiere bien.

Dentro de 20 años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta amarras, navega lejos de puertos seguros, coge los vientos alisios. Explora. Sueña. Descubre

M. Twain

Es cierto que en el momento que cogí las maletas y pegué el portazo, me di cuenta que lo esencial en esta vida es quererse a ti misma. Anteponerse a todos y a todo. Simplemente, aquello que me arrebataron en el pasado.

Y Manuel,…Manuel llegó en un momento crucial de mi vida donde apreciaba mi soledad y donde, pude llegar a entender que se pueden volver a tener sentimientos de amor hacia alguien. Sin dejar atrás que, nadie más que tú eres la persona más importante de este mundo.

Fdo. Hablando Balleno

Anuncios

2 Respuestas a “Y TÚ, ¿A QUIÉN VES CUANDO CIERRAS LOS OJOS?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s